jueves, 11 de diciembre de 2008

¿Suicidio, homicidio o accidente?‏ - Humor

Recogido por TERRANOVA:

Durante los premios 1994 de la Asociación Americana de Ciencia Forense, el presidente sorprendió a todos los asistentes con un caso hipotético tan complicado que ni siquiera lo han intentado hacer episodio de CSI, he aquí la historia:


Una tarde del 23 marzo de 1994, un médico forense luego de examinar el cuerpo de Ronal Opus, determinó que el sujeto había fallecido a causa de un disparo en la cabeza producido por un revólver de pequeño calibre. La investigación del caso hasta ese momento revelaba que Opus había saltado desde la terraza de un edificio de 10 pisos con la intención de suicidarse (dejó una nota indicando su sufrimiento). En su camino hacia el pavimento, su vida se vio interrumpida a la altura del noveno piso, cuando una bala de revólver atravesó los cristales de una ventana... matándolo instantáneamente. Ni el presunto asesino ni el suicida tuvieron en cuenta la red de seguridad que se encontraba a la altura del octavo piso para proteger a los limpia-ventanas, por lo tanto Ronald no pudo alcanzar el piso, quedando su intento de suicidio sin posibilidad de llevarse a cabo.

Es decir, una persona con ganas de quitarse la vida puso en marcha su plan suicida con todas las intenciones de morir y... lo logró. Que haya recibido un disparo nueve pisos antes de una muerte segura, probablemente no cambiaría la carátula del caso de suicidio a homicidio. Pero el suicidio no tenía probabilidades de consumarse, debido a que el cuerpo quedó en la red del octavo piso, por lo tanto esto hizo que el forense determinara que se trataba de un homicidio.

Más tarde la policía descubrió que el departamento del noveno piso, de donde salió el disparo, era ocupado por un hombre mayor y su mujer. Él la estaba amenazando con un revólver, después de una intensa discusión, enfureciéndose tanto que no pudo contener el arma derecha. Al apretar el gatillo, la bala falló por completo su objetivo (la mujer) saliendo por la ventana y terminando en la cabeza de Ronald Opus

Si uno intenta matar a el sujeto A, pero en el intento termina matando al sujeto B, entonces uno es culpable del asesinato del sujeto B. Por lo tanto el hombre fue arrestado inmediatamente, pero tanto él como su mujer decían no saber que el arma se encontraba cargada. Era un viejo hábito del hombre, el amenazar a su mujer con un arma descargada. Él no tenía intensiones de matarla; por lo tanto la muerte de Ronald parecía ser un accidente, debido a que el arma había sido cargada accidentalmente.

Las investigaciones continuaron, hasta que apareció un testigo que afirmaba haber visto al hijo del matrimonio cargando el arma unas seis semanas antes del fatal incidente. La investigación del caso mostró que la madre había decidido suprimir el apoyo económico a su hijo, el cuál, conociendo perfectamente la costumbre que tenía su padre de amenazarla cargó el arma esperando que su padre la matara. En este punto el caso volvió a caratularse como homicidio acusándose al hijo como culpable de la muerte de Ronald Opus.

Pero he aquí algo que nadie se esperaba...

La investigación siguió y fue revelado que el hijo de los ancianos, frustrado por sus fallidos intentos de complot para matar a su madre, decidió acabar con su propia vida. Su método para morir: Tirarse al vacío desde el décimo piso del edificio donde vivía con sus padres.

El caso se cerró como suicidio...


Nota: Historia Falsa, pero divertida.

3 comentarios:

Temoc dijo...

buena historia pero me dejó un poco confundido.

Saludos.

Anónimo dijo...

En general la historia, se ve bastante interesante, creo que en este caso hay que poner algo de concentracion del caso para asi poder llegar a descubrir verdaderamente un acccidente o asesinano o bien cerrar el caso.

Piter M. dijo...

Hola Temoc gracias por comentar, lo que paso es que el el suicida era al mismo tiempo hijo de la pareja de ancianos y fue el quien cargo el arma. Saludos.

Gracias a todos por sus comentarios.